Barrios de colores

Barrios de colores

    La enseñanza sobre el poder que cualquiera tiene para cambiar las cosas cobra una vez más forma en este álbum de Ana González y Kike Ibáñez. Así, cuenta la historia de un barrio despojado de todo color que consigue recuperarse gracias a un pequeño brote y una gran dosis de esperanza y trabajo colaborativo. No es la primera vez que leemos una obra en torno a esta idea, pero González hace un especial ejercicio de simplificación de la narración que amplía la franja de edad del público que puede disfrutar de la propuesta, pero que, sobre todo, permite que se cargue de matices en función del bagaje de cada lector. Todo ello se ve muy reforzado por las ilustraciones de Ibáñez de formas geométricas sobre la típica cuadrícula de los cuadernos escolares. Sencillez y originalidad, dos cualidades que no resulta fácil combinar y que, sin embargo, casan a la perfección en esta obra en torno al inconformismo para lectores y lectoras a partir de 4 años. Barrios de colores ganó el Premio Lazarillo en 2016. Este premio, otorgado por la OEPLI (Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil) y el Ministerio de Cultura, es el más antiguo de la literatura infantil y juvenil de nuestro país. La propuesta está también disponible en catalán.