¡Cuidado con la charca!

¡Cuidado con la charca!

    Estaba la rana sentada cantando debajo del agua… Ay, no, no, no. La que estaba es la abeja metida en la charca gritando ¡Socorroooooooo!… Son muchos los que intentan, sin éxito, ayudarla, y, poco a poco, la charca se llena de animales, ¿qué pasará al final? Una historia simpatiquísima de José Carlos Román, enriquecida por las ilustraciones del reconocido Emilio Urberuaga, ideal para la lectura en voz alta por la rima y el ritmo del texto así como por su esquema repetitivo con estructura acumulativa. Muy recomendable para la lectura compartida en familia con niños y niñas a partir 2 años.