La merienda del parque

La merienda del parque

    Alberto se lleva al parque una completa y suculenta merienda: “una botella de zumo de melocotón maduro, una manzana verde con rabito y todo, una rosquilla grande de chocolate con agujero en medio, un bocadillo de chorizo envuelto en papel de periódico”. Cuando llega al parque todo está aparentemente tranquilo. Pero cuando saca la merienda se avivan las miradas de interés de los habitantes del lugar por el festín: 75 gorriones (ni 74, ni 76, 75) se abalanzan sobre el zumo (cada uno con su pajita correspondiente); 167 gusanos pueblan la manzana (tal cual), y así sucesivamente (id pensando en practicar las sumas)… Vamos, que no parece que Alberto vaya a probar bocado (atentos a la preposición del título), pero os invito a descubrirlo de primera mano en este álbum genial que constituye un homenaje al poder de la palabra y sus matices, y a la importancia de su correcta comprensión, pero que también plantea una relación diferente con la naturaleza a partir del juego infantil, que, en este caso y a diferencia de otras obras, comparte también el adulto. Una propuesta que sorprende por su planteamiento y por su desenlace; también por su original estética minimalista de formas geométricas de líneas puras (que recuerdan a las señales de tráfico y a la estética de videojuegos tradicionales), que representan de manera diferente el mundo que rodea al lector (a partir de 3 años), y cobran vida y ganan detalles con su mirada. Sus creadores son Pablo Albo y Cecilia Moreno. Disponible también en catalán, euskera y gallego. La merienda del parque ha sido Premio de la Fundación Cuatrogatos 2019.