Solo tres segundos

Solo tres segundos

    En Solo tres segundos la vida de los dos adolescentes protagonistas de esta novela de Paula Bombara se trunca. La de Nicolás porque fallece en un accidente de coche; la de Felicitas porque sobrevive al mismo. Bombara aborda este tema, una de las principales causas de fallecimiento entre los jóvenes de muchos países, de manera directa, con una prosa limpia y ágil, poética por momentos, que resulta muy próxima a la perspectiva del lector juvenil y lo sitúa frente a frente con las conductas de riesgo con las que se tienta a la vida, sin didactismos. La novela está dividida en dos partes: un tiempo anterior al accidente, y los acontecimientos posteriores. En la primera parte el narrador es Nicolás, un joven de diecisiete años que, más allá de disfrutar de su pasión por el biking, no sabe muy bien qué hacer con su vida; un personaje que representa esos años de cambio, de búsqueda de la propia identidad, de crecimiento personal. En la segunda parte la narradora es Felicitas, una joven que prácticamente hasta el final de la primera parte, cuando Nicolás le confiesa su interés por ella, pasa desapercibida pero que se erige en una solemne representación del sufrimiento que supone la muerte de su mejor amiga y del chico que le gusta en el siniestro, pero también su propia supervivencia, marcada por los sentimientos de pérdida y de culpa. Más allá de su historia está sólo la lectura que haga cada lector. En la obra de Bombara no hay lecciones morales, no hay consejos, porque la muerte no tiene marcha a atrás y no hay consuelo para los que pierden a sus seres más queridos. Muy recomendable para lectores y lectoras a partir de 14 años.